Licencia de actividad

La licencia de actividad es necesaria antes de abrir un negocio. Es un documento, que tiene que ser elaborado por un técnico: un ingeniero o un arquitecto. En él, se reflejan las condiciones y las características del local donde se ubica el negocio. Debe contar con una serie de documentos: la memoria técnica, un pliego con las prescripciones técnicas, un conjunto de planos, los presupuestos y mediciones.

En nuestro gabinete de ingeniería Ciscaro, especializado en la gestión de proyectos y construcción, contamos con un equipo multidisciplinar para ofrecer un servicio integral a nuestros clientes. Realizamos los estudios previos, los presupuestos sobre viabilidad, la redacción de proyectos y las tramitaciones pertinentes. Adaptamos la construcción a las peticiones del cliente. Nos ocupamos de todo el proceso, tanto del proyecto como de la construcción. En nosotros encontraran: un solo interlocutor para velar por sus intereses.

Estamos en la localidad de Jávea. Pero nuestro ámbito de actuación se extiende por la Costa Blanca, a las provincias de Alicante y Valencia.

Nos encargamos de solicitar la licencia de actividad al ayuntamiento. Una vez determinada la actividad a desarrollar, realizamos una visita al local, tomamos datos y elaboramos un croquis y los planos, de acuerdo a la normativa sectorial y estatal. Una vez tomados, desarrollamos los proyectos de construcción y certificamos el estado en el que se encuentran las instalaciones. Al final, presentamos al ayuntamiento la solicitud del permiso de actividad, acompañada del proyecto técnico. El visado del proyecto se realiza por parte del colegio profesional correspondiente. En el proyecto se indica que el local se adecua a las especificaciones técnicas. Los locales, las naves u oficinas, en las que se va a desarrollar un negocio, deben adecuarse a las exigencias prescritas para cada tipo de actividad. Hay que asegurarse que el local cumple con todos los requisitos exigidos por la normativa vigente.

Las licencias municipales de actividad, que solicitamos para desarrollar actividades inocuas, son más fáciles y rápidas de tramitar y conllevan menores requisitos y costes. Aun así, es necesario adjuntar el informe técnico, con los planos del local, hecho por un profesional. Por ejemplo, éstas licencias de actividad son las que deben solicitar las tiendas de moda o pequeñas oficinas.

Las previstas para el desarrollo de actividades calificadas como molestas, insalubres, peligrosas o nocivas, afectan fundamentalmente a la hostelería, a las actividades industriales o a determinados comercios y servicios, necesitan adoptar medidas sanitarias, de seguridad o medioambientales. A muchas de estas actividades, sólo se les permite desarrollarse en suelo industrial. En las actividades calificadas debemos aportar un proyecto más completo, que, según las características y las dimensiones del negocio, necesitará de unos informes preceptivos. En cada caso será necesario aportar: informes urbanísticos, sanitarios, industriales, medioambientales o jurídicos.

Las actividades que están exentas de solicitar esta licencia son aquellas que afectan a los profesionales, a los artesanos y a los artistas. Cuando trabajen en su domicilio, sin venta directa ni atención al público y sin que causen molestias a los vecinos.

En todas las actividades a desarrollar es muy importante cumplir lo prescrito por la ley de accesibilidad de las personas. En nuestro departamento especializado en proyectos de reformas y de construcciones adaptadas, aportamos soluciones personalizadas con las que nuestros clientes ganan en seguridad, accesibilidad y tranquilidad, en definitiva, ganan calidad de vida.

Las normas aplicables a determinadas actividades, como la insonorización de locales, en las discotecas o en los talleres; el cumplimiento de las normas de higiene y manipulación de los alimentos, en restaurantes, bares o cafeterías; la normativa en prevención de incendios, en los alojamientos turísticos, en los espectáculos o en las actividades industriales, determinan la necesidad de presentar los informes que acrediten que se cumple la ley. Por ejemplo, para desempeñar actividades molestas se precisa un acta de la comunidad de propietarios, que autorice dicha actividad.

La resolución del ayuntamiento se demorará varios meses. Pero si la empresa empieza a funcionar, una vez la solicitud ha sido presentada cumpliendo todos los requisitos necesarios, gracias a una buena gestión, empezará tranquila sabiendo que se ajusta a las normas. De lo contrario, se verá obligada a subsanar las deficiencias, pudiendo, además, ser sancionada a pagar alguna multa. E incluso, el ayuntamiento podría obligar a la empresa a cerrar, con todos los problemas que ello ocasionaría.